Pasos Perdidos
La función política de la mentira moderna
Traductor: Fernando Sánchez Pintado
Idioma original: Francés
Páginas: 84
2015
ISBN: 978-84-943434-4-5
PVP: 7,90 €
Formato: Rústica

La función política de la mentira moderna

Alexandre Koyré

«Los regímenes totalitarios proclaman de modo unánime que la verdad objetiva, una para todos, no tiene ningún sentido, y que el criterio de la “Verdad” no es un valor universal, sino su conformidad con el espíritu de la raza, de la nación o de la clase».
 
La reflexión de Koyré sobre el papel de la mentira en el totalitarismo va más allá del marco temporal —1943— en el que escribió La función política de la mentira moderna. Hace que nos preguntemos si las sociedades democráticas no han mantenido la producción masiva de mentiras políticas, las formas de desinformación y de control de la opinión pública. Si en la vida pública no hemos llegado a una hipertrofia de la mentira.
 
Pocas veces un texto tan breve ha hecho un diagnóstico tan riguroso y ha tenido una influencia tan grande, empezando por la concepción de las relaciones entre poder, verdad y política en la obra de Hannah Arendt.
 
Prólogo de Fernando Sánchez Pintado

Alexandre Koyré
Alexandre Koyré
Alexandre Koyré (Taganrog, Rusia, 1892 – París, 1962), filósofo e historiador de la ciencia, francés de origen ruso, realiza sus estudios en Alemania, y en 1912 los continúa en París. Sus obras sobre el nacimiento de la física moderna (Estudios galileanos, Del mundo cerrado al universo infinito, La revolución astronómica) significaron un cambio radical en la concepción de la historia de la ciencia. Su pensamiento ha tenido una influencia decisiva en la teoría de la ciencia y de las ideas tanto en Europa como en Estados Unidos.
 
Durante la Segunda Guerra Mundial, escapa de la Francia ocupada por los nazis y se exilia en Nueva York, donde escribe La función política de la mentira moderna, un texto clave sobre el papel de la mentira en la política y, en especial, en los regímenes totalitarios. 

Notas de prensa
Revista Leer - 10/11/2015
¿Gordos o flacos?
Por

De polí­tica, de la men­tira polí­tica, trata este breve ensayo recu­pe­rado ahora por Pasos Per­di­dos que Ale­xan­dre Koyré escri­bió en 1943 pen­sando en los tota­li­ta­ris­mos, par­ti­cu­lar­mente el ale­mán, que habían lle­vado al con­ti­nente a una san­grienta gue­rra que inevi­ta­ble­mente se había hecho mun­dial. Pero su pene­trante estu­dio sobre la mali­ciosa téc­nica tota­li­ta­ria de la men­tira en segundo grado –tra­du­cido y pro­lo­gado por Fer­nando Sán­chez Pin­tado– tam­bién ofrece intere­san­tes lec­cio­nes sobre el ejer­ci­cio de la polí­tica en nues­tros días. Koyré con­cluye que las masas de las demo­cra­cias alia­das, al con­tra­rio que las socie­da­des de los paí­ses del Eje, demos­tra­ron enton­ces ser refrac­ta­rias al juego de espe­jos tota­li­ta­rio; pero sus argu­cias, y así lo sugiere Sán­chez Pin­tado, se han aca­bado fil­trando en los sis­te­mas de liber­ta­des hasta con­ta­mi­nar fatal­mente su desa­rro­llo. Mira a tu alre­de­dor, hojea tu perió­dico favo­rito; no te cos­tará encontrarlas.

 

Revista Détour - 15/10/2015
Alexandre Koyré. La verdad y sus enemigos
Por Óscar Brox

Es frecuente en estos últimos años escuchar desde cualquier altavoz mediático una reclamación cada vez más absurda: «queremos saber la verdad». A menudo, la obstinación con la que se exige esa verdadpresupone que no han sido pocas las mentiras interesadas que la han ocultado. Y, sin embargo, la sensación es que, como la propaganda política más eficaz, esa exigencia acaba por convertir a laverdad en algo puramente metafísico. Inalcanzable o, más bien, inexistente. Otra mentira, esta de segundo grado, que apoyada en el carácter presuntamente intachable de la reclamación se extiende en el tiempo como un misterio sin resolver. O como una mancha de petróleo indeleble a cualquier intento de limpieza. Porque en el momento en el que la propaganda interviene en esa exigencia de verdad, en el mismo instante en el que se abre una brecha entre un nosotros y un los otros, todo parece indicar que hemos abandonado el territorio de la verdad. Porque sea cual sea el resultado, no será igual para todos.


[+] Leer más...

Alexandre Koyré escribió en 1943, en pleno furor nazi, un panfleto sobre la función política de la mentira moderna. Harto de Goebbels y de la imbécil complicidad de la aristocracia europea, el autor de los Estudios galileanos lanzaba una reflexión cuyo efecto calculaba a medio-largo plazo, en forma de advertencia para las generaciones venideras. Y es que aquella época era un tiempo para la producción constante de mentiras, tal y como explica el protagonista de Madre noche, de Kurt Vonnegut. En cadena y dirigidas hacia la masa. Por tanto, como afirmaba Koyré, de baja estofa. Mentiras poco elaboradas que, sin embargo, resultaban efectivas y pegadizas. Que contribuían a crear un clima de enfrentamiento perpetuo; un nosotros contra un los otros. Mentiras para las que la verdad no radicaba en su valor universal, sino en su conformidad con criterios biologicistas, de raza y de sexo. Por tanto, mentiras que sostenían a las elites nazis frente a la masa, como una conspiración que se llevaba a cabo a plena luz del día.

Para Koyré, lo que ponen de relieve el nazismo y otros regímenes es su tesón a la hora de fundar una antropología totalitaria. La claudicación del pensamiento sobre el mito, la efectividad de la retórica como instrumento para despertar las altas pasiones y los bajos instintos; ese esfuerzo denodado por buscar al rebaño, a los tontos, que solo unos pocos pastores pueden conducir sin verse perturbados por su espíritu crítico. En definitiva, un paisaje en el que la verdad (la de Hitler) puede soltarse a bocajarro en un mitin callejero sin rubor ni miedo a la persecución. Como un runrún que cala poco a poco, que seduce y excita y reclama, pero que de manera subterránea se dedica a erosionar los mimbres con los que se puede mantener la confianza en el lenguaje y, por extensión, en el mundo. Ese mundo que el lenguaje nazi socavó hasta su destrucción.

Se puede decir que Koyré perfila en la función propagandística de la mentira lo que Theodor Adorno rastreaba en el tumultuoso cambio de siglo para el entorno rural alemán (véase su breve ensayo La educación después de Auschwitz). Una explicación, un motivo para entender cómo la sinrazón nazi se ha extendido hasta tal punto por el mapa de Europa. De ahí que su apelación a la antropología, a la creación interesada de ese estado de guerra permanente, sean tal vez las contribuciones más lúcidas de este pequeño opúsculo. En particular, por lo que suponen de evolución moderna de una retórica clásica que solo hubo de adaptarse al entorno del hombre-masa. Aunque paradójicamente sean las aristocracias venidas a menos quienes proporcionen combustible para los disparates de Hitler. O dicho de otra manera, las que abonen esa búsqueda de un elite por encima del resto. De un destino y una separación. Todo ello, claro está, apoyado bajo criterios biologicistas. La raza über alles. Y es que, como afirmaba Koyré, no dejaba de ser curioso que la masa estúpida fuese la que no tragase con los embelecos nazis y, en cambio, la cultivada clase alta germana fuese el hatajo de imbéciles que le concedían su favor.

A casi un siglo de distancia podemos afirmar sin dificultad que la función política de la mentira, llámese hipocresía, propaganda o media verdad, trabaja a toda máquina. Si Karl Jaspers se preguntaba en un opúsculo por el problema de la culpa y la estructura psicológica de la Alemania de posguerra, en la que la desnazificación no podía realizarse de la noche a la mañana, quizá nosotros deberíamos preguntarnos (o preocuparnos) por la calidad que atribuimos a los mensajes políticos recibidos. A esa trinchera entre bandos opuestos de la que no parece que podamos salir, mientras las palabras pierden su valor y el relato del mundo, de nuestro mundo, se resquebraja poco a poco. Porque sea cual sea el resultado, no será igual para todos.

 


[-] Ocultar...
El Mundo - 11/10/2015
Sobre el cadáver del catalanismo
Por Arcadi Espada

La primera condición será cumplir con Alexandre Koyré, autor de un librito cuya luz difícilmente resistirías: 'La función política de la mentira moderna' (Pasos perdidos). Cumplir con ese momento que caracteriza, a su afinado juicio, el tránsito del régimen totalitario al democrático: cuando a la primacía de la mentira le sucede la primacía de la verdad.

El Mundo - 10/10/2015
Un claro clarín
Por Arcadi Espada

El periodismo es poesía y solo los muy prosaicos son incapaces de apreciarlo. Este titular de El País:

«Los empresarios alertan del riesgo de desgobierno en Cataluña»

¡Después de años de desgobierno los empresarios se deciden por la alerta ante el riesgo!

¿Se puede sintetizar en menos palabras la irresponsabilidad, la cobardía y la torpeza de un poder fáctico concluyente, solo superado en todo ello, menos en lo concluyente, por sus pares parias, los sindicatos de Cataluña?

Y esto de Koyré sobre la masa catalana, porque sí.

«Las masas creen todo lo que se les dice, a condición de que se les diga con la suficiente insistencia, a condición de que se halague sus pasiones, su odio, su miedo. Es, pues, inútil no traspasar los límites de lo verosímil. Todo lo contrario, cuanto más burdas, descaradas y crudas sean las mentiras, más fácilmente serán creídas y seguidas. De igual manera es inútil tratar de evitar las contradicciones: la masa no las percibirá nunca; también es inútil esforzarse en coordinar el discurso dirigido a unos con el dirigido a otros: nadie creerá lo que se dice a los demás y, sin embargo, todo el mundo creerá lo que se le dice a él. Es inútil buscar la coherencia: la masa no tiene memoria; es inútil ocultar la verdad: la masa es radicalmente incapaz de percibirla; es inútil incluso aparentar que no se la engaña: no comprenderá nunca que tiene que ver con ella, que tiene que ver con el tratamiento a la que se la somete.»

El Mundo - 08/10/2015
Basta con mentir
Por Arcadi Espada

Llega a casa, inesperado y silencioso, La función política de la mentira moderna, de Alexandre Koyré, editado por Pasos perdidos. No lo conozco ni sé quién es Koyré. Pero es bien sabido que este tipo de libros son mi literatura erótica, y un gran peligro que me los lleve a la siesta. El libro lo prologa y traduce Fernando Sánchez Pintado. Su prólogo es el de alguien que sabe de lo que habla. «No es ninguna novedad que se sigan produciendo las mentiras y las mistificaciones clásicas, hechas de manera intencionada y consciente, y que sean tan desvergonzadas como aquellas a las que se refiere Koyré. Su propósito sigue siendo el mismo: hacer creer que lo falso es verdadero hasta el punto de que la realidad termine siendo algo incomprensible sin recurrir a la mentira.» Esta última frase es cumbre. Obviamente estoy hablando de la pestilencia. Y de esta frase de María Zambrano que dejaba ayer Andrea Mármol en la bolsa de la basura: «Para comprender la historia en su totalidad hay que admitir lo increíble, hay que constatar lo absurdo y registrarlo.» Lo que está pasando en Cataluña se hace de pronto luminoso cuando uno está dispuesto a creerse la mentira. Toda nuestra incomodidad, nuestra angustia y nuestra desesperación parten de no asumir la mentira. En cuanto mientes no solo comprendes sino que empiezas a sentirte mejor.

El prologuista alude también, con ecos de Orwell, al rasgo fundamental del totalitarismo, que es «la primacía de la mentira», cuya herencia se advierte en las democracias «a pesar de su victoria militar y política». Esta herencia es el asunto clave y la mejor manera de leer este ensayito extraordinario y alentador. Internet, ese lugar donde todo es mentira hasta que no se demuestre lo contrario, oops.cit, ha reforzado hasta límites insospechados la primacía de la mentira. Y lo devastador: en nombre de la democracia


 
Pasos Perdidos 2011
Inicio | Catálogo | Autores | La editorial | Distribución | Foreign rights | Contacto Diseño y desarrollo: El viajero